¿Hay un momento oportuno para poner al día los perfiles del equipo de IT?

“PARA RESPONDER A LAS NUEVAS DEMANDAS NO HAY OTRA ALTERNATIVA QUE CAMBIAR EL BALANCE FUNCIONAL DE IT”

Recientemente, el director financiero de una importante compañía decía lo siguiente: “Antes la tecnología entraba por las empresas y allí llegaba a las personas. Ahora la tecnología entra por las personas”. Un buen aviso para el director de IT y su equipo. Tras las oleadas de Internet, dispositivos móviles y redes sociales, IT ya no está para ser el gurú del conocimiento técnico. Los propios usuarios son más autónomos que nunca. Y desde la dirección se reclama a IT que su sitio es otro: orquestar esa tecnología para el desarrollo del negocio. A nadie se le oculta que pretender agarrarse a los viejos perfiles funcionales incrementará las dudas sobre su capacidad en los nuevos tiempos.

¿Está IT preparándose para afrontar este cambio de escenario? En los últimos posts hemos recorrido la evolución necesaria de los perfiles de IT para adecuarse a las exigencias que reclama el negocio hoy en día:

  • Del técnico de sistemas al especialista funcional
  • Del gestor al gobernador de servicios
  • Del consultor de sistemas al consultor de procesos
  • Del puro consultor al Business Partner

Es sencillo obtener una radiografía rápida de nuestro departamento de IT: basta con clasificar el desempeño diario habitual de cada miembro en las tres vertientes clave: Operación, evolución e innovación. El peso relativo total de los tres apartados nos muestra el balance de nuestra IT.

Piramides 2

 

¿Y cuál es el mejor momento –si hay alguno- para diseñar y poner en marcha ese cambio de funciones?

Es sorprendente constatar que, en muchos casos, este análisis del balance de la IT pasa inadvertido en un momento clave para la reorganización del área técnica: cuando se plantea en el horizonte un proceso de externalización de infraestructura y/o servicios gestionados. Es ante esa transición cuando la oportunidad de evolucionar los perfiles funcionales del equipo interno cobra sentido. El cambio del modelo de provisión es la mejor palanca para rediseñar el balance de las funciones.

Y sin embargo, un proceso de outsourcing se suele centrar en las funciones y servicios que va a asumir el agente externo y, extrañamente, el cambio de foco, los nuevos objetivos y metas de las funciones internas no se analizan con el mismo detenimiento, cuando son mucho más importantes para pasar  de ser una organización céntrica en la tecnología a una céntrica en el cliente.

La evolución de perfiles y sus funciones vista en conjunto nos permite comprobar cómo cambia la huella de IT, el terreno donde desarrolla su actividad. En esa comparación de las radiografías de la IT tradicional y la nueva IT se puede intuir que la transformación organizativa y de funciones habilita a IT para ganar terreno en las facetas donde se le reclama: trabajar junto con las áreas de negocio en simplificar e innovar los procesos de la compañía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s